La familia Abarta

Los Abarta dieron mucho que hablar en Los Ángeles

Los Angeles Star, 01-09-1860. California Digital Newspaper Collection.

Pedro Abarta fuel el primer pionero de Los Ángeles.i  Tal y como afirmaba Los Angeles Herald, el nombre Abarta ya era archiconocido en la ciudad cuando Adams Blvd, la calle principal, no era más que un prado de vacas. En aquella época, Abarta llegó a ser dueño de muchas tierras y casas, «pero todo aquello quedó atrás con la llegada del gringo».ii

Plaza de Los Ángeles en torno a 1858. Historical Photo Collection of the Department of Water and Power, City of Los Angeles. http://waterandpower.org/museum/Early_City_Views%20% 281800s%29_Page_1.html

Pedro Abarta, bautizado como Pierre Abartachipy, nació en la casa Chiricobeitia de Uztaritz en 1820, y era hijo de Raimond Abartachipy y Marie Etcheverry. Cuando estaba a punto de cumplir 19 años se marchó a Cuba, luego a Fresnillo (México), y desde allí a California. En 1860 consiguió la nacionalidad americana. Para entonces ya se había cambiado de nombre y era Pedro Abarta.

Un pionero peculiar

Los Angeles Star, 01-11-1856. California Digital Newspaper Collection.

Pedro Abarta no se dedicó a la ganadería ni a la agricultura, como la mayoría de los habitantes de la zona. En 1857 empezó en el negocio de la compraventa de puros; y, más adelante, regentó un salón de billar en Los Ángeles. Además, fue un excelente jugador de billar, según recogen las noticias de prensa. En 1856, jugó una partida contra el señor Marchesseault, que tres años más tarde sería alcalde de Los Ángeles. Aquella vez, Abarta resultó perdedor, pero todos los gentleman que se acercaron a ver la partida «quedaron admirados con la destreza del jugador».

Pedro Abarta no solo fue peculiar a la hora de elegir profesión, también lo fue a la hora de contraer matrimonio. No se casó con una paisana, como hicieron la mayoría de los vascos, sino con la mexicana Isabel Cabiedo Rada, una mujer casada, «conocida por su belleza de Monterrey a San Diego»,iii que cuando se casó con Abarta ya tenía cinco hijos. Los tres primeros habían nacido de su matrimonio con el escocés William P. Money. Cabe señalar que el señor Money tampoco era un hombre cualquiera. Al parecer, estaba en una esquina de Nueva York cuando el propio Jesucristo le ordenó que se dirigiera al Oeste.iv

Cuando en 1856 nació el cuarto hijo de Isabel, Pedro/Peter, hijo de Pedro Abarta, el marido pidió el divorcio por adulterio. Isabel se casó con Abarta el 24 de diciembre de 1863, y para entonces ya había nacido su quinta hija (Isabella, 1858). Después de casados, Pedro e Isabel tuvieron otros cuatro hijos: Lastenia, Hortensia, Valentine y Carlos/Charles.

El mismo año que nació Hortensia, en 1866, lejos de allí, en Uztaritz, encontraron a Marie Etcheverry, la madre de Pedro Abarta, ahogada en el río Errobi. Tenía 84 años. Y con su defunción terminan los apuntes relativos a la familia Abartachipy en los registros de la iglesia Saint-Vicent de Uztaritz.v

Peter Abarta hijo, uno de los mejores jugadores de billar del Sur de California

Peter Abarta, primer hijo de Pedro e Isabel, fue un jugador de billar tan bueno o mejor que su padre. En 1882, en la competición entre Los Ángeles y San Francisco, él fue el representante de Los Ángeles, aunque no resultó ganador. La multitud que se acercó a ver la partida llenó hasta los topes el salón de billar del hotel Pico House. En aquella época, Pico House era el hotel más elegante de la ciudad.

Hotel Pico House en 1875

Casi diez años más tarde, Peter Abarta seguía compitiendo. En 1891, participó en la competición para elegir al mejor jugador de billar amateur del Sur de California (Los Angeles Herald, septiembre, 23-09-1891). Sin embargo, a comienzos de la década de 1880, el apellido Abarta se hizo famoso por otro motivo en la ciudad de Los Ángeles.

Lastenia Abarta mata a tiros al famoso Don Juan de Los Ángeles

Lastenia Abarta. Colección de la familia Abarta.

Pedro Abarta murió de un ataque al corazón y, a los cuatro años, en 1881, su apellido volvió a estar en boca de todos en Los Ángeles. Una de sus hijas había cometido un asesinato. Lastenia Abarta había asesinado a Francisco Chico Forster, el hijo de uno de los mayores terratenientes del Sur de California, que acababa de cumplir cuarenta años y era el famoso Don Juan de la ciudad. La prensa recogió todos los detalles de lo sucedido. Al parecer, Forster solía frecuentar el salón de billar de los padres de Lastenia, donde conoció a aquella hermosa muchacha de 18 años. Según declaró la propia Lastenia, Forster no cejó hasta que consiguió seducirla, empleando para ello mentiras y promesas.vi  Luego, una vez conseguido su objetivo, faltó a su promesa de matrimonio y dejó a la muchacha compuesta y sin novio. En un coche de caballos, Lastenia y su hermana Hortensia atravesaron las calles de Los Ángeles en busca de Forster. Lo encontraron en el centro de la ciudad, en una calle muy concurrida, y Lastenia lo mató allí mismo, disparándole un balazo al ojo derecho.

Isabel Cabiedo Rada en torno a 1887. Colección de la familia Abarta.

La prensa informó durante días del juicio, y el caso dio mucho que hablar. Cuando el doctor Joseph Kurtz subió a declarar –«No cabe duda de que cualquier mujer virtuosa enloquece si le quitan su virtud»–, los presentes en la sala aplaudieron. Finalmente, al jurado absolvió a Lastenia, aceptando el argumento que había aportado la defensa: la acusada había actuado movida por la biología y no por la deshonra. En esa época, el tema de la histeria femenina estaba de moda entre los médicos –evidentemente, la mayoría de ellos eran hombres– y, en ese contexto, el jurado dictaminó que Lastenia había actuado movida por la «locura menstrual» (menstrual madness).

“Pretty Graciosa Abarta’s wedding”, Los Angeles Herald, 19-08-1905. Graciosa era hija de José María (Money) Abarta y Margarita Mendibles.

La hermana de Lastenia, Hortensia, y su madre también declararon en el juicio como testigos. Al oír las declaraciones de su hija de dieciséis años, «la madre pasó unos minutos llorando en silencio».

La madre, Isabel, murió en 1888, a los 65 años. Lastenia, por su parte, se fue a ciudad de México, se casó y vivió en el elegante Paseo de Reforma. Se dice que cantaba muy bien en español, francés y euskera.vii

1814 Matrimonio Abartachipy.

Años más tarde, en 1905, cuando Los Angeles Herald informó de la boda de Graciosa Abarta, todavía recordaban a su abuelo, Pedro Abarta, que ya andaba por allí cuando las calles de Los Ángeles eran prados de vacas; y también a su abuela, Isabel Cabiedo, conocida por su belleza de Monterrey a San Diego.


iWorkman, W. H. “First authentic list of Earliest Settlers – Here before 1870”. Los Angeles Herald, volumen 33, número 85, 25-12-1910.

ii“Pretty Graciosa Abarta’s wedding”, Los Angeles Herald, 19-08-1905.

http://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn85042462/1905-08-19/ed-1/seq-3/

iiiIbid.

ivRasmussen, Cecilia. “To Catholics, Cultist Was Beyond Belief”, Los Angeles Times, 27-06-2004.

v“Translation of Abartachipy report from St. Vincent Church at Ustaritz”. Colección de la familia Abarta.

viJuicio de Lastenia Abarta (en inglés). “The trial of Lastenia Abarta”